miércoles, 13 de febrero de 2008

Sentau'

Una moneda dejó un destello
entre dos baldosas del color
que te imagines.

Un maniquí hacía clavas
y las mezclaba en trance
incierto.

Y a vos, que caminabas por la plaza,
el mundo, abierto, te esperaba.

3 comentarios:

Ella dijo...

wi............. guishu a merycrismas
wi guishu a merycrismas

es re feo esto
haaa la mina se contradecìa
cheeee
vist q me enknta y ke la imagino cuando me siento en las plazas y viste espcialmente q NO soy repetitititititititititiva
?

Adeu!

juanchi dijo...

Decile al mundo que llego tarde... Que no me espere. Mentile...

Caro Moreno dijo...

el mundo abierto no espera, vos lo esperás para que te pase por arriba.